viernes, 29 de mayo de 2020

Galletas de harina de castaña con chocolate o nueces

  

La harina de castañas es una auténtica delicia que le dá un sabor muy particular a los platos que elabores con ella. Es una harina que no contiene gluten por lo que es ideal para celíacos pero al mismo tiempo  debes recordar añadir harina de trigo para que ligue en algunas elaboraciones.








 Hoy os traigo una receta de galletas preparada con esta harina y a la que añadí un poco de trigo para que no se desmiguen.  He preparado dos versiones de las galletas, una con trozos de chocolate y la otra con nueces pecanas,  utiliza la imaginación y personalizalas a tu gusto.



 Ingredientes: 

170 gramos de harina de castaña
90 gramos de harina de trigo
50 gramos de azúcar moreno
80 gramos de mantequilla
1 huevo
160 gramos de nata y un poco más para pincelar
una pizca de sal
canela en polvo
chocolate troceado / nueces

Preparar estas galletas es muy sencillo, mezclamos el azúcar con la mantequilla y amasamos , podemos hacerlo con las manos, hasta conseguir una mezcla homogénea.


Batimos el huevo con la nata y lo agregamos a la mezcla anterior.


Añadimos la sal y la canela.


Mezclamos las harinas y las tamizamos . las añadimos a la mezcla  anterior. 



Por último añadimos los trozos de chocolate, las nueces o el fruto seco que más nos guste.



Con las manos hacemos bolas las ponemos en una bandeja de horno sobre papel encerado o sobre un tapete de silicona, las aplastamos un poquito y las pìncelamos con nata.


Las introducimos en el horno caliente a 180ºC , calor arriba y abajo y el ventilador encendido unos 20 minutos. 
Déjalas enfriar en una rejilla.





Recuerda que al enfriar se endurecen más por lo que es conveniente sacarlas un poco blandas, así quedarán crujientes por fuera y tiernas por dentro.




En mi casa gustan muchísimo y vuelan cada vez que las preparo. cuéntame tu experiencia con ellas y si han tenido éxito.


Recuerda: si no consigues harina de castañas pero si castañas prueba a deshidratarlas en el horno y triturarlas hasta conseguir tu propia harina.